• Regístrate
  • KIKO Rewards
Cesta 0
MenuTiendas KIKO
ES_PopUpNlSub

Cómo maquillar las cejas

Cómo maquillar las cejas. Descubre las ideas de belleza de KIKO para lucir una mirada magnética

Hubo un tiempo en el que las cejas se llevaban muy finas. Se diseñaban con una única línea y eran arqueadas, para conseguir una mirada dramática. Después, llegó el periodo de las cejas en forma de ala de gaviota, lucidas por las primeras divas de Hollywood (en especial por una de ellas, la ambición rubia. Sabes de quién estamos hablando, ¿no?) Posteriormente, en los años 80, las cejas se llevaban descuidadas y tupidas, ya que todo debía ser exagerado. Por último, llegaron los años 90 y la "depilación excesiva", que han dado paso al cuidado desmesurado y al objetivo que todas tenemos en la actualidad: la perfección. Un look natural, pero ultradefinido. Descubre todos los productos y consejos KIKO MILANO para el cuidado de las cejas en el próximo #GETTHELOOK. ¡Nunca subestimes su potencial de belleza!

 

EMPIEZA POR EL ESTUDIO DE LA FORMA

Empecemos por el principio: la forma de las cejas. Obviamente, no existe un diseño de cejas universal que siente bien a todas las mujeres y realce todas las fisionomías, pero sí existe uno perfecto y natural para todas que se puede destacar. ¡La buena noticia es que no es tan difícil de conseguir!

CONSEJOS:

Hazte con una regla (sí, una regla fina de las que se usan en la escuela; seguramente tengas una en algún estuche o cajón; como alternativa, usa un pincel o un lápiz fino) y con un lápiz de cejas de punta fina. Aunque todas sabemos que nuestro rostro nunca es perfectamente simétrico, tenemos que intentar rediseñar la línea de las cejas de forma armónica, pues es increíble la diferencia que se aprecia al tener el arco de la ceja bien cuidado.

LA TÉCNICA DE LOS TRES PUNTOS

1) Ponte delante del espejo en posición frontal y mírate detenidamente con el rostro y las cejas desmaquilladas. Péinalas hacia arriba y hacia fuera con un cepillo adecuado y limpio. Agarra la regla y acércala a la nariz en posición vertical, de tal forma que la regla toque la parte más exterior de la nariz y el ángulo interno del ojo; traza un punto en el nacimiento de las cejas, siguiendo la línea perfecta conseguida con la regla. Encontrarás el punto de inicio perfecto de tu arco de la ceja. Repite la acción en ambos ojos y sigue marcando los demás puntos.

2) Con el mismo mecanismo, partiendo del extremo de la nariz y deslizándote idealmente hacia el centro de la ceja, pasando por el centro del ojo, en el iris, conseguirás el punto en el que la ceja debería tener el pico más alto o donde debería arquearse.

3) Sigue con el último paso para definir el punto final de la ceja, partiendo esta vez del extremo de la nariz y deslizándote hacia el exterior, apuntando al ángulo externo del ojo. Traza el último punto en el arco de la ceja.

Por último, une con trazos finos los tres puntos conseguidos en cada ojo para tener un grosor y un diseño que servirá como base para el maquillaje específico para cejas.

CONSEJOS:

Utiliza un lápiz de un tono no mucho más oscuro que tu color natural para evitar que los puntos se vean y el trazo quede demasiado marcado.

 

LA "FASE PINZA"

Cuando hayas encontrado la forma y el ángulo perfectos para tus cejas, necesitarás definirlas con sumo cuidado, eliminando con una pinza específica el exceso de pelo respecto a los trazos que has marcado para unir los puntos (no hace falta recordarte que debes tener muchísimo cuidado a la hora de arrancar los pelos para no pasarte. En caso de duda, para y observa la evolución y el resultado en el espejo).

CONSEJOS:

Si te gusta el efecto completamente natural, elimina solo los pelos que no siguen la forma que has diseñado y deja que el trazo sea grueso y que posea una densidad natural. Por el contrario, si tus cejas están despobladas o tienen calvas (sí, puede ocurrir), rellénalas con el lápiz que mejor se adapta a ti y a tu color de pelo y de cejas, o con una sombra o producto específico, acordándote siempre de difuminar.

 

MAQUILLAJE ESPECÍFICO

Es cuestión de gustos. Elegir un maquillaje específico para cejas puede parecer una hazaña, teniendo en cuenta la cantidad de productos disponibles en el mercado. Lápices tradicionales, lápices automáticos, geles, rotuladores, sombras o máscaras con color... ¿qué producto elegir? Depende. De tu práctica y del efecto que quieras conseguir: marcado o delicado, natural o impactante. Si quieres una liberación del color controlada y una punta suave para rellenar posibles calvas sin imperfecciones, el rotulador es perfecto para ti. Si eres una maniática de la precisión, necesitas un lápiz de punta extrafina para dibujar trazos tan finos que parezcan naturales. ¿Estás muy ocupada y tienes poco tiempo por la mañana para maquillarte? Elige un lápiz extra, en cuanto a dimensión, cobertura y suavidad. En una sola pasada tus cejas quedarán completamente rellenadas y delicadamente teñidas.

CONSEJOS:

¡Fija! Cuando hayas elegido el color, el acabado y el tipo de producto que aplicarás para maquillar tus cejas, fíjalo con un lápiz a base de cera o una máscara fijadora para cejas. Será el toque final y decisivo que aportarás a tu mirada y que te ayudará a maximizar la consistencia de los productos y a prolongar su duración.

 

¿Y SI USO UNA PALETA?

Es una solución práctica y útil. Las más usadas son pequeños cofres llenos de cosas muy útiles en formato mini para llevar de viaje o en el bolso: minipinza, minicepillo, minipincel de precisión y sombras en varios tonos, listas para mezclar y fáciles de aplicar. Las paletas para cejas, dotadas de un espejo para los retoques y para fijar y controlar tu maquillaje durante todo el día, son perfectas para quienes deben estar siempre impecables y garantizan un resultado homogéneo (ya que pueden aplicarse rápidamente, las sombras tienen una cobertura modulable y están pensadas para ayudarte a crear el diseño que quieras pasada tras pasada, incluso si estás de paseo, en los medios de transporte, en clase o en la oficina).

CONSEJOS:

Ilumina el arco de la ceja para realzar aún más la forma y la intensidad de tus cejas. Utiliza un lápiz con un acabado ligeramente brillante o perlado y traza líneas amplias (que después difuminarás ligeramente) en el párpado fijo.

EL ACCESORIO ADECUADO

En cualquier caso, la pinza es esencial. Solo tendrás que decidir si quieres utilizar una de punta oblicua o extrafina. Independientemente de cual sea tu elección, el resultado preciso está garantizado, dado que las pinzas están realizadas con materiales que las convierten en accesorios flexibles y manejables, de larga duración y elegantes (por si fuera poco).

CONSEJOS:

Mantén siempre las pinzas limpias. Te parecerá insignificante, pero evitará que tengas problemas en una de las partes más delicadas de nuestro rostro. Si quieres reducir el dolor que sientes cuando te depilas las cejas, hazlo justo después de ducharte. Los poros estarán dilatados y la depilación resultará más fácil. Como alternativa, el remedio de la abuela: pasa un cubito de hielo para conseguir un efecto anestésico natural sin costes ni riesgos y, después, comienza a depilar (siempre con cuidado, no nos cansaremos de recordártelo ;) ).

¿Qué idea de belleza para maquillarte y realzar las cejas prefieres y te gustaría probar?

Trucos a tu alcance y smartphone cargado: saca una foto con tu look y compártela utilizando el hashtag #kikotrendsetters. Adéntrate en el mundo KIKO MILANO como protagonista.

Top
Cerrar