Consejos para un bronceado perfecto

Elige el producto solar adecuado según el tipo de piel y la intensidad de la exposición

LAS 10 REGLAS PARA EXPONERSE AL SOL DE FORMA SEGURA

1. Una exposición solar excesiva constituye un grave riesgo para la salud. Es importante conocer y evitar los daños que el sol puede provocar. Ningún producto filtra todos los rayos UV, pero el uso de protectores solares adecuados protege contra los riesgos de cáncer de piel, evita enrojecimientos y eritemas y previene el fotoenvejecimiento de la piel.

2. Es importante elegir y comparar los protectores solares según el tipo de piel (fototipo), de la exposición y del lugar de la exposición (nieve, mar, piscina, arena, etc.). Utilizar productos solares que ofrecen una protección suficiente, pidiendo consejo, en caso de duda, al médico. Prestar una mayor atención a las radiaciones solares cuando se esté próximo al agua, a la nieve y a la arena.

3. No exponerse al sol durante mucho incluso si se utiliza un producto para la protección solar UVA +UVB. Ningún producto protege totalmente.

4. Evitar, de todos modos, las horas de más calor (11.00 - 15.00) y permanecer a la sombra entre las 11.00 y las 13.00, teniendo en cuenta no obstante que los árboles, las sombrillas y las marquesinas no protegen completamente de las radiaciones solares. Controlar a diario el índice de UV a través de las páginas de las previsiones del tiempo en los periódicos: cuanto mayor sea el índice, más importante es protegerse.

5. Procurar no quemarse nunca. En especial, cuando el sol alcance su máxima intensidad, es aconsejable ponerse una camiseta, un sombrero de ala ancha y gafas de sol.

6. Recordarse de prestar una atención particular a los niños. Mantener a los recién nacidos y a los niños pequeños alejados de la luz directa del sol. Protegerlos siempre poniéndoles camiseta y sombrero, y mantenerlos debajo de la sombrilla en las horas de más calor.

7. Aplicar el producto para la protección solar antes de la exposición al sol. El hecho de estar ya bronceados no constituye una protección suficiente.

8. Aplicar correctamente una dosis suficiente de crema y renovar la aplicación, especialmente después del baño y de haberse secado o si se ha sudado mucho. No olvidar aplicar el producto solar en todas las partes del cuerpo expuestas al sol. Para que sean eficaces, los protectores solares deben aplicarse correctamente y en cantidad adecuada (normalmente 35 g de protector solar para todo el cuerpo, es decir casi seis cucharaditas de café de producto).

9. Proteger la piel también durante el baño en el mar o la piscina, porque los rayos ultravioletas actúan también si se está en el agua.

10. Utilizar productos que protejan tanto de los rayos UVA como de los UVB. Utilizar productos solares que ofrezcan al menos una protección "media", es decir un SPF (Factor de Protección Solar) de 15, 20 o 25.

 

ADEMÁS ACONSEJAMOS:

- Exponerse al sol gradualmente, sobre todo en los primeros días, alternando sol y sombra, para que la piel pueda aclimatarse al sol. Cuanto más clara sea la piel, más lentamente deberá aumentarse el tiempo de exposición.

- Utilizar SPF de protección alta, permite igualmente broncearse de forma más lenta y menos intensa, pero se obtendrá un bronceado más homogéneo y duradero.

- Utilizar siempre pantallas solares con alto SPF tanto en altura como en el ecuador, ya que el riesgo de quemadura es mayor.

- No olvidar proteger las orejas, la parte posterior del cuello, las zonas sin pelo del cuero cabelludo, la parte superior del pie, incluidos los dedos y el pliegue de la rodilla.

- No olvidar aplicar la pantalla solar aunque el cielo esté nublado.

- Evitar permanecer durante mucho tiempo inmóvil al sol. Es preferible exponerse en movimiento y cambiar de posición a menudo.

- Prestar atención al viento. El frescor que la brisa deja en la piel puede inducir a prolongar de forma poco prudente el tiempo de exposición, provocando un mayor riesgo de quemaduras.

- Prestar atención a los medicamentos: algunos medicamentos pueden aumentar la sensibilidad al sol y, a menudo, son causa de manchas en la piel. Si está tomando un medicamento, pedir siempre consejo al médico o al farmacéutico. No usar nunca perfumes o desodorantes perfumados durante la exposición al sol: se evitarán posibles manchas en la piel. Los cambios hormonales favorecen la aparición de manchas oscuras (las mujeres embarazadas deberán vigilar particularmente las exposiciones, es mejor evitarlas).

- Recordar que la quemadura debida a una exposición excesiva al sol no se observa de inmediato, sino que pueden transcurrir hasta 24 horas antes de que sea completamente visible.

- Por la noche, después de la ducha, aplicar siempre en la piel de la cara y el cuerpo un producto hidratante para después del sol sobre la piel perfectamente seca.

Top
Cerrar