Cerrar

Preguntas Frecuentes

Uso de los Productos cosméticos

  • ¿Qué se entiende por productos cosméticos?

    Los cosméticos son productos para el maquillaje (maquillajes), para la piel (cremas, productos solares, etc.) y para la higiene personal (jabones, champús, etc.). Por tanto hablamos de productos que se utilizan para el cuidado y la higiene personal, para mejorar el aspecto y para proteger la piel y mantenerla en buen estado. Al no ser fármacos, los productos cosméticos no tienen efectos curativos. Durante su uso diario, a menudo sin saberlo, se cometen errores que pueden ocasionar molestias como, por ejemplo, una simple irritación de la piel.

  • ¿Cuáles son los comportamientos básicos que tenemos que seguir?

    1. Leer atentamente la etiqueta o el estuche, que deben contener:

    - La composición: lista de los ingredientes;
    - La duración del producto: es la fecha límite en la que el producto mantiene intacta su eficacia y es seguro. Si la duración es superior a los 30 meses, en el envase y en el estuche la ley obliga a introducir el símbolo de un tarrito abierto sobre el que se indica la duración en meses del producto (PAO = Period After Opening), es decir, el número de meses en los que el producto se puede utilizar con seguridad una vez que se ha abierto y está bien conservado. Este símbolo no es necesario en los productos monodosis ni en los aerosoles.
    - Advertencias: eventuales advertencias específicas para su uso.

    2. También los cosméticos, como todos los productos comerciales, podrían en raras ocasiones provocar reacciones no deseadas. Conservar los estuches y el producto para poder mostrarlos al médico o al farmacéutico en caso de que sea necesario identificar la sustancia que ha provocado el efecto indeseado.

    3. Dejar de utilizar el producto si aparecen rojeces, sensaciones de quemazón, prurito u otros síntomas. 

  • ¿Cómo se utilizan los productos cosméticos con seguridad?

    - Lavarse siempre bien las manos antes de iniciar a aplicar los cosméticos.
    - Asegurarse de que todos los aplicadores estén limpios antes de utilizarlos: se deben lavar y sustituir los pinceles y las esponjitas al menos una vez a la semana.
    - Todos los productos cosméticos están pensados para el uso personal: compartir productos puede dar lugar a la transmisión de infecciones. En especial, en la tienda se deberían utilizar siempre aplicadores limpios y hacer que los productos se prueben en el dorso de la mano.
    - Cerrar siempre bien los envases inmediatamente después de su uso.
    - Mantener los productos cosméticos alejados de fuentes de calor y de la luz solar directa: la luz y el calor pueden reducir la capacidad de acción de los conservantes.
    - No se deben dejar los cosméticos en los automóviles, las temperaturas externas podrían poner en riesgo la integridad del producto.
    - No utilizar cosméticos en caso de conjuntivitis.
    - Eliminar los productos de la piel cuando se sospeche que han causado irritaciones de cualquier tipo.
    - No añadir agua ni otros diluyentes a un cosmético, a no ser que la etiqueta lo indique expresamente. La adición de ingredientes no indicados podría contaminar el producto con eventuales bacterias y diluye los conservantes disminuyendo el nivel de protección contra las bacterias.
    - No añadir acetona ni otros disolventes a los esmaltes porque puede causar una separación de la fórmula o reacciones desconocidas.
    - Tirar los productos si el color, la consistencia o el perfume cambian.
    - Evitar la aplicación de productos en la zona de los ojos si no están indicados para dicho uso.
    - Prestar atención a los rasguños de la córnea causados por la varilla de la máscara de pestañas. En caso de que surjan no deben descuidarse en absoluto ya que podrían infectarse y provocar úlceras corneales. Comunmente, el uso de la máscara de pestañas tendría que realizarse en un momento tranquilo, evitando su aplicación en el coche, autobús, tren, avión...
    Existe la posibilidad de que, durante las horas de sueño, la máscara de pestañas y otros productos puedan entrar en el ojo y causar prurito y enrojecimientos oculares. Por tanto, es conveniente asegurarse siempre de que el maquillaje quede eliminado antes de irse a dormir.

  • ¿Cómo se conservan los cosméticos?

    - Leer siempre la etiqueta: prestar atención a las precauciones de uso y de conservación del producto.
    - Escribir en el envase la fecha de apertura del producto y respetar la fecha de caducidad o el período máximo de uso seguro después de la apertura.
    - No dejar los cosméticos a luz solar directa, cerca de fuentes de calor o en ambientes demasiado calientes (coche en verano): mejor en lugares frescos, pero no en el congelador.
    - No conservar los cosméticos en ambientes sucios o con polvo.
    - Utilizar los productos de protección solar solo durante una estación.
    - No diluir o mezclar los cosméticos con otros productos, a no ser que lo especifiquen de forma expresa las instrucciones.

  • ¿Cuáles son los riesgos potenciales para la salud?

    A pesar de que los productos cosméticos se crean cumpliendo con los Reglamentos Internacionales que son rígidos y exigentes, puede darse el caso de que se presenten reacciones de intolerancia. Según estadísticas dermatológicas recientes, el 23 % de las mujeres y el 13,8 % de los hombres han afirmado que en un año han sufrido “reacciones adversas a productos cosméticos o de higiene personal”. Si con la ayuda del médico se identifican los ingredientes responsables de dichas reacciones, es más fácil evitarlos con una lectura atenta de la etiqueta antes de realizar la compra del producto.

Top
Cerrar